La figura del influencer es hoy en día una de las estrategias más utilizadas en marketing para vender un producto o servicio, pero ¿qué hay detrás de todos ellos?

Un reciente estudio publicado en Forbes afirma que al menos el 84% de las campañas de marketing que se desarrollarán en 2017 incluirán al menos un influencer en su estrategia.  Y es que, a día de hoy, ser influencer o Influidor en español*, se ha convertido en la profesión de moda en el siglo XXI. Hay diferentes tipos de influencers: los líderes de opinión, los famosos o los gurús. En todos los casos, mantienen una sobreexposición diaria en las redes, a la que se someten de manera voluntaria y son el reclamo perfecto para las marcas, que les contratan para conectar con su público.

En España, el fenómeno de las ´it girls ´se desató hace años con celebrities como Paula Echevarría o Sara Carbonero… , pero el uso de famosos para promocionar marcas no fue ninguna novedad. El verdadero boom vino de la mano del consumo de Youtube, además de otras redes sociales como Instagram o Twitter, para que personajes anónimos como Isassaweis (Isabel Llano); Dulceida (Aída Domenech); Lovely Pepa se convirtieran en reconocidas gurús y hoy en día amasen abultadas cifras en sus haberes, siendo las más reclamadas por las marcas, por delante de famosas ilustrísimas.  Y así, un sinfín de ejemplos en fitness, videojuegos, cosmética, marketing… Hasta el recientemente fallecido Pablo Ráez se podría consideran un tipo de influencer, ya que gracias a su activa campaña en redes consiguió aumentar el número de donaciones de medula ósea en España, además de ser un férreo ejemplo de la lucha contra el cáncer.

Pero ¿qué tienen estos influencers que les hacen tan deseados?

Infografía Influencer

Por un lado, contratar un influencer garantizará tráfico, impresiones, clicks y visitas al producto en cuestión. Esta parte del pack es la menos importante… Lo que verdaderamente importa es el fenómeno asociativo que obtiene la marca, es decir, los valores que se transmiten a través de esa persona: poder, belleza, fama, elegancia, sensualidad…

  1. Modelo a seguir

Los influencers son como “los populares del instituto”, marcan tendencia con su personalidad, ya sea por su aspecto físico, su naturalidad o su humor. Líderes naturales que comparten generosamente su vida en las redes.

  1. Buenos comunicadores

Saben entretener con sus historias, su dialogo es fluido, divertido y aportan valor añadido. Esta característica es natural en ellos y se da en todos los casos. Hablan con confianza, seguridad en sí mismos, valores que transmiten y que les permite afianzar su argumento de autoridad.

  1. Son Constantes

Ofrecen contenidos de manera periódica, no abandonan a sus seguidores, les mantienen siempre enganchados a las actualizaciones que realizan de manera regular.

  1. Escucha activa

Marcan la diferencia respondiendo a los seguidores. Es una manera de cuidarlos y mimarlos. Entienden las nuevas normas que imperan en las redes sociales, donde la participación es fundamental y hacen caso a las peticiones que les llegan y crean contenidos en base a estas peticiones de sus seguidores.

 

Gurús, líderes o famosos ¿qué perfil necesitas?

Identifica el perfil más acorde con tu producto. Una buena fórmula es detectar lo que están haciendo otras marcas de tu competencia para saber a cuál de ellos debes contratar.  Revisa el presupuesto que le puedes dedicar y utiliza las redes sociales, hay cientos de oportunidades y sinergias que se dan con tan solo lanzar un tuit. Lo que queda claro, es que las empresas son conscientes de la fuerza que cobra la marca personal y buscan nuevas fórmulas rentables donde invertir el dinero en publicidad, tras la decadencia progresiva de los anuncios en televisión, el uso de ad blockers en Internet o la muerte lenta pero anunciada de los medios impresos. Los influencers son, sin duda una apuesta segura.

Irene Moreno  @irenempalmero

 

 

*influidor, alternativa a influencer

Influidor es una alternativa válida en español al término inglés influencer. En los medios de comunicación se ve frecuentemente ese anglicismo.